martes, 2 de septiembre de 2008

Asesinaban y vendían los cuerpos para que los ricos pudieran enterrar a sus familiares

La Policía china sospecha que un centenar de personas fueron asesinadas y sus cadáveres vendidos a familias acaudaladas de Cantón que los canjean en los crematorios para no tener que incinerar a sus parientes, como les obliga la ley, y poder así enterrarlos, según asegura el diario South China Morning Post

Los asesinatos, muchos de ellos de discapacitados físicos y ancianos, han ocurrido en Puning, en la provincia sureña de Cantón, donde la Policía y el Gobierno locales investigan una banda que traficaba con estos cadáveres y han detenido a nueve sospechosos, en la localidad de Nanxi (dentro del mismo término municipal).
En China, es tradición desde hace siglos enterrar a los familiares fallecidos, pero en las últimas décadas, debido a la superpoblación en los cementerios de todo el país, es obligatorio incinerar los cadáveres, algo que no es del agrado de las familias tradicionales.

De esto se aprovechó, al parecer, la banda de Puning y sus clientes: la familia del fallecido llevaba el cadáver comprado de un asesinado a la ceremonia de cremación, haciéndolo pasar por su pariente muerto, y después, clandestinamente, enterraban a su ser querido de cuerpo entero, como manda la tradición.
La cremación, instaurada en los años 50, se inició por deseo de
Mao Zedong con el fin de acabar con "creencias supersticiosas" de la China rural acerca de la vida en ultratumba de los fallecidos.
Según la prensa de Hong Kong, las víctimas eran engañadas y llevadas a zonas remotas donde eran estranguladas o envenenadas.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

sos un enfermo, como podes armar un sitio asi, idiota, con todo el arte y la belleza que hay no sos morbo sos inutil

ROPOTRY dijo...

El nombre del blog es más bién comercial, pero si lo lees bien, podés observar que son notas REALES que suceden en el mundo, solo las publico reservando mi opinión. Lamento si te ofende. Saludos argentinos